viernes, 9 de julio de 2010

Hollando la ciudad.

Tengo fé en mis pasos, aquellos que indican el porvenir de un gran acontecimiento.
De repente cuando me encuentro entre nubes desconcertadas acudo a mis pies y pregunto:
-"¿Hacia dónde podemos ir hoy?".
- [silencio aparente]
A pesar de la carencia sonora, me han dado respuestas válidas para conocer los trayectos que me encargaré.
Mis pasos me hacen temblar. Me elevan hasta sentir vértigo. De mí depende ahora seguir hacia donde quiero, sin temor.
Como alguien me mencionó: "Si va ser díficil, que sea díficil mientras hagas lo que te guste." O algo parecido. Exactamente eso quiero realizar, todo es díficil está lleno de obstáculos y dificultades. Pero ¿Qué tal si el miedo me pospone los planes?
Las locuras que surgen suelen traer una gran baraja debajo de ellas.
Aún guardo porciones de juventud y energía para desarrollar hazañas. Siempre me han dicho que espere. ¿Esperar a qué? ¿Cómo qué seguridad esperar al reloj me dará lo que quiero?
Aún predico la paciencia, sin embargo hay asuntos que entre más demoran menos posibilidades tienen de cumplirse. Si tuvieramos una determinación del rango en cual viviremos quizá sería bueno aguardar. Pero no, no existe. Vivimos en la incertidumbre del día a día. Prefiero adornar aquella duda disfrutando libremente de placeres. Apuesto por personas que han vivido tantos años y que jamás han tenido una sonrisa por algo que deseen. Apuesto por aquellos que han sonreido por sus acciones a pesar de las complicaciones y han desaparecido de este mundo en un tiempo no "considerable".
No jugaré retos de preguntas con esta vida. No cuando ésta apuesta por mí, un día de estos perderá el juego y no haremos más negocios.
Se escribe fácil. Complicado es actuar. Gracias a todo lo que se ha creado y las problemáticas sociales que se plantean día a día.
Aunque con certeza sé que todos deseamos ser libres cualquiera que sea nuestra área preferida.
Sea una caminata por el parque México. Sea nadar en el Caribe toda la tarde. Sea perderse en los cuentos de un trovador atormentado.
La opción que sea tiene que influir en los niveles de satisfacción.
Una de las mejores maneras de continuar es viendo el borde de un inconveniente. Sin versiones de sufrimiento. Sino como el objetivo de complacencia.
Soy amante de desafíos a pesar de tirarme en el piso a llorar de la frustración porque no veo soluciones aparentes.
Débil me considero en ocasiones porque de ahí surge mi fuerza de enfrentar el sol un día más.

1 comentario:

Angy dijo...

¡Hola! me gusta mucho tu blog-te invito a visitar la mia.(es en ingles pero ay traductores en el pagina)Y si quieres afiliemos, te sigo y me sigues-Si te animas avisame. Y porfavor no olvildes de dejar el link de tu blog para poder encontrarte.
http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

Mitoteros